Emprender III

En anteriores post de esta serie sobre “emprender low cost” para modelos con pocos o casi nulos recursos económicos utilizando lo que Internet y la imaginación pone al alcance del equipo emprendedor, hablamos primero de lo que nos habían aportado todas nuestras actividades de Marketing Online en Social Media y notas de prensa digital y en el segundo post nos centramos en las acciones offline, los influencers y los medios tradiciones.

Hoy vamos a terminar la serie hablando de como configuramos nuestra política de contenidos y como hacemos crecer los espacios online (web, blog y perfiles en redes sociales).

Política de contenidos

Tienes dos tipos de contenidos: el que eres capaz de crear y el que crean terceros. Pero todos, todos, pueden posicionar un negocio/idea/producto (Nota: posicionamiento tanto en sentido marketiniano como web).

Lo primero y más importante que se debe considerar en una política de contenidos es:

  1. Saber que tipo de contenido te posiciona. Cual hace que la gente te vea de un modo u otro y te asocie a la idea que quieres transmitir sobre lo que vendes.
  2. Saber que tipo de contenido le interesa a tu target. Que contenido hará que se fije en tu marca y luego realice la acción de visitarte.
  3. Saber que tipo contenido encaja en cada sitio digital en el que tienes presencia. No es lo mismo Twitter que Facebook o un blog, ni en estilo ni en extensión. Ni siquiera en tema.

Si tienes eso claro luego vendrá el formato: vídeos, artículos cortos, frases motivadoras, tips, reviews,  vídeos, fotos, whiteparpers, etc.. o una mezcla de todos.

Nota: si nos ponemos en modo “muy vendedor” o “muy resultado internetero” también deberás tener en cuenta el contenido que te posiciona orgánicamente en Internet y tendrás en cuenta el contenido propio que debes tener para que tu web vaya ganando enlaces entrantes.

Así que empezamos con una lista de temas que encajan en los dos primeros puntos anteriores. Encontrar el equilibrio es difícil pero no imposible. Una vez tenemos la lista ya solo falta buscar donde encontramos ese contenido o como lo creamos. En nuestro caso la lista de contenido que creíamos interesante para runners de nivel medio era bastante extensa. Para componerla se pueden hacer tres cosas:

  • Si emprendes algo en lo que eres experto o en el equipo emprendedor hay expertos ya sabes que es lo que puede interesar.
  • Sacarlo de la investigación que hayas hecho de tu target, mercado y competencia. Incluyo aquí lo que hayas podido preguntar a amigos que saben más que tu o tu equipo de esto, claro.
  • Dedicarte a mirar en redes sociales e Internet de que se habla en cuentas similares o en blogs del tema y ver que es lo que más se comparte.

Luego quédate con aquello en lo que puedes ser diferente, que te posiciona o una mezcla de ambos. Quiero decir que a nuestro target les gusta la información sobre reviews de productos para running pero nosotros definimos que era un tema que no íbamos a tocar. De momento, claro.

Una vez tienes esta fase cubierta viene la parte de “¿donde encuentro todo esto?” (bueno, algunas cosas ya las habrás encontrado durante la fase de investigación). Si tienes recursos ya sea de dinero o de manos (tiempo tuyo y/o de todo tu equipo) hay cosas que crearás tu. Normalmente es aquello que llamamos estratégico que más te posiciona. Por ejemplo: soy médico y voy a crear el contenido que versa sobre lesiones y recuperaciones pero en Twitter compartiré también cosas de alimentación y salud en general. En esencia, este primer trabajo de búsqueda de contenido y sitios y el propio contenido que quieres compartir te llevará a dos puntos básicos: 1/ definir que vale la pena que crees tu mismo (por ser poco competido o por ser muy compartido por la comunidad) y 2/ te inspirará a hacer cosas similares.

Ese contenido que crearás es el que irá a tu sitio principal, en nuestro caso un blog (que es lo habitual pero no tiene porque ser así). Otro sitio de donde puede salir tu contenido es redes sociales siguiendo a las cuentas que crees que son más interesantes y que te interesan a ti por alguna razón. Y por último de portales, blogs, webs de marcas del sector, etc… esto incluye, incluso, medios offline en su vertiente online, televisiones, etc… El abanico es infinito.

En Drakks tenemos las siguientes fuentes de contenido y seguimos la siguiente lógica en nuestra política de contenidos:

  • En el blog escribimos dos veces por semana. Son temas ligeros o sobre los que dominamos. Todos giran entorno al running, las carreras, la solidaridad (poco para no desposicionar), algo sobre start-up. Vimos que había mucho y muy bueno de contenido de tips y experiencias y que no teníamos nivel suficiente para competir con ellos, así que nos quedamos un paso antes. Admito que al blog le falta una vuelta más, encontrarle el sentido y el espíritu… pero vamos poco a poco.
  • Tenemos en nuestro RSS una lista de 15 blogs/portales que nos generan entre 4 y 8 noticias diarias. De estas podemos aprovechar entre 1 y 4 cada día (el resto o es autopromo del sitio o reviews que de momento no queremos tocar).
  • En las redes nos hacemos listas de fuentes (cuentas) por temas. En Twitter es muy sencillo e intuitivo pero puede hacerse también en todas las demás. Las revisamos todos los días en busca de contenidos que recompartir. Hay que balancear el contenido nuevo y el que recompartes desde otras cuentas originales (en Internet hay que procurar ser generoso).
  • Animamos a la gente a la que nos mande su propio contenido, especialmente cuando van a una carrera con la camiseta de drakks … ahí les pedimos una foto y le damos mucha “caña” en la red.
  • Todas las listas y blogs están vivos. Seguimos añadiendo espacios porque también queremos ampliar los formatos (nos falta poner más vídeo-demostraciones y documentos, por ejemplo).

Con todo, al final te das cuenta que podríamos estar una semana compartiendo lo que has leído/visto en un día pero tratamos de ser selectivos y solo compartimos lo que nos parece más interesante. Y ahí viene el segundo punto: el formato. De momento casi todo es enlace, o sea, artículos de temas relacionados con el running pero podríamos compartir vídeos o realizarlos nosotros cada vez que vayamos a una carrera y subirlo a nuestro canal, podcast con entrevistas en radios off u online a gente del sector, realizar nosotros mismos las entrevistas, reportajes de televisión que luego se suben a Internet, white papers que hayan publicado sobre como entrenar o temas de salud y deporte, calendario de carreras (compartimos, eso sí, de vez en cuando algunas convocatorias), infografías,  promociones de productos o dorsales de carreras, etc… Y también de momento solo running, en el futuro podríamos abrirlo a otros deportes muy similares, atletismo o mountabike, por ejemplo, o muy alejados. Eso tendría sentido si buscamos nuevos targets para nuestros productos o si ampliamos la gama de productos. Lo que habrá que ver es si no sirven los espacios tal cual están ahora… pero eso será otra historia.

Luego viene la cadencia. No se puede dar un número concreto de cuanto es poco o mucho. La primera limitante, en nuestro caso, es el tiempo y recursos de los que disponemos. La segunda variable utilizada es como crecen las cuentas, es decir, si agobias o no te comparte ni dan like/+1/recomendar es que haces algo mal o que no te ven. Ves probando hasta encontrar el tempo perfecto. En nuestro caso es una publicación diaria en Facebook, como mínimo, cuatro en Twitter y en LinkedIn, Pinterest, Youtube e Instagram cuando tenemos material adecuado al canal y siempre que sea propio.

En resumen, el proceso de definición de política de contenidos podría seguir este camino:

  1. Investigar que le interesa al target.
  2. Analizar en que temas hay menos competencia y/o los que son más compartidos. También los más buscados en Google puede ser una buena forma de definir la política de contenidos.
  3. Hacer una lista de todo el contenido, los temas, que pueden ser interesantes.
  4. Definir del anterior cual crearás tu y cual lo tomarás “prestado” de los sitios del punto 2.  El creado es, normalmente, tu contenido principal y más importante, el estratégico, así que lo reservarás para tu lugar estratégico (también normalmente una web o un blog). Si usas blog o portales, crea un RSS porque ordenarás mejor las fuentes y lo tendrás todo en un único sitio.
  5. Definir donde, en que formato, con que tono y en que cadencia va el contenido. Que y cuanto a Facebook, al blog, y así hasta el final.
  6. Contenido no es solo lo que sabes de algo. Si tienes una tienda online, como es nuestro caso, y tu estrategia es la de generar tráfico a tu web, de vez en cuando compartirás tus productos. Esto estará mucho más justificado cuando hay una promo, una fecha especial o algo similar.
  7. Ordenar y calendarizar el contenido es buscar si hay contenido que debe generarse y compartirse más en según que momento del año (Navidad, por ejemplo).
  8. Aprender a rotar y cruzar el contenido entre tus sitios. Por ejemplo: creas un video, lo subes y compartes desde Youtube. Al cabo de unos días escribes una entrada en el blog sobre el vídeo y le das una segunda vuelta. Luego haces lo propio en Facebook. Haces una versión corta para Instagram o Twitter. Y así hasta el infinito. Otro ejemplo sería hacer un álbum en Facebook o G+ y compartirlo después vía Twitter para que la gente se entere que existe allí también.
  9. Analizar cual es tu propio contenido que más se comparte y más se visita en tu web o blog y cual es el que más se click y comparte del que no es tuyo. Lo primero con G.Analytics. Lo segundo con las funcionalidades de medición que tienen todas las redes sociales. El objetivo es que sepas sobre que escribir y compartir. O qué formato y/o soporte tira más, que también puede ser.

Haciendo crecer los lugares

Y, por último, hay que ser consciente que en general, pero más si eres pequeño y desconocido, tus sitios no crecen solos. El contenido ayuda a crecer pero hay que hacer trabajo adicional para que tu blog tenga subscriptores, tu página de Facebook fans y tu cuenta de Twitter seguidores.

A continuación una lista de acciones, algunos resultados y cosas que hemos hecho en Drakks para ir creciendo en cada espacio que abrimos. Recuerdo que todo apunta a dos objetivos: 1/ ganar visibilidad y posicionamiento y 2/ generar tráfico a la tienda online. Ahí vamos:

  • El blog, que es el centro neurálgico del contenido de creación, publica dos post a la semana (siempre que podemos, claro). Contiene tres puntos distintos de enlaces a la web: un banner, una pestaña del menú principal y un enlace en su descripción. Entre todos generan un 5-8% del tráfico de la web porque el que más tráfico genera es aquel enlace que ponemos en medio de un post. Eso lo eleva fácilmente al 15%. En el blog hay enlaces a todos nuestros sitios sociales. No podemos afirmar cuanto nos genera en seguidores en las redes pero seguro que algo ayuda. En el blog hay que conseguir al final dos cosas: 1/ susbcriptores porque serán los lectores fieles y 2/ una lista de usuarios. Para lo primero hay que poner en un lugar visible tu widget de subscripción y buscar que proveedor te gusta más. En nuestro caso hemos seleccionado Feedly pero Feedburner funciona de maravilla. Hasta Mailchimp podría servir. Este último es el que te puede servir para la segunda meta a alcanzar: crear una lista. Una buena táctica suele ser crear una newsletter y Mailchimp las gestiona de maravilla y sin tener que saber demasiado de diseño. El problema es qué vas a poner en la NL. Nosotros aún no tenemos recursos para invertir en contenido para un NL pero si pudiéramos se podría poner una recopilación de lo mejor publicado en el mes, un vídeo que hayamos encontrado, un documental, imágenes, calendario de carreras, etc… es una cuestión de pensar que puede ir y tener tiempo para crearlas porque, eso sí, tienes que ser muy estricto con los tempos.
  • En Facebook nos ha funcionado muy bien la publicidad. Es muy barata y el coste por seguidor ha sido menor a un euro y, además, es la única forma de aumentar el reach. Y compartir lo que sea posible desde las cuentas personales del equipo que también ayuda a hacer subir el reach que da Facebook a las páginas (por debajo del 10% y, a menudo, del 5% del total de fans). Aquí no puedes dedicarte a picar a la puerta de un perfil y no somos partidarios de la táctica de invitar a nuestra página desde los perfiles personales aunque personalmente no me parece mal. La última táctica para ganar visibilidad es seguir páginas afines y, de vez en cuando, dar like o dejar comentarios que verán el resto de usuarios de esa misma página.
  • En Twitter, que permite seguir a quien quieres desde donde quieras, tocan dos tácticas: ser constante y compartir contenido interesante y seguir a cuentas. No abuses de tus contenidos pero de vez en cuando colgamos enlaces a cada landing de producto de la tienda. Hay que tratar de ir siguiendo a gente que forme parte del target en grupos de X cada día (nosotros lo hacemos de 10-15 cada vez) para balancear seguidos y seguidores y no quede eso tan feo de que sigues a miles y te siguen cientos. Entramos en un perfil y vemos a quien sigue y así en adelante. Obviamente no te seguirán todos, ni el primer ni el segundo día, pero algunos devolverán el follow, así que si lo haces cada día puedes crecer bastante rápido (nótese que nosotros no hemos tenido tiempo para repetir esta táctica por eso no crece más, obvio).
  • En LinkedIn, Pinterest e Instagram, como he dicho antes, no hacemos ningún tipo de captación de seguidores. No nos interesa especialmente crecer ahí… de momento. Basicamente por un tema de prioridades y recursos, no porque no sean buenas para nuestra estrategia (especialmente Pinterest e Instagram). Las usamos, eso sí, para compartir todo lo nuestro, solo lo nuestro, y generar un poco de linkbuilding a la web (a lo que vamos ahora)
  • Y en la web hacemos tres cosas:
    • Linkbuilding desde nuestros sitios: enlaces fijos en el blog y en los post cuando tiene sentido; las fotos de Pinterest apuntan a un producto; los enlaces desde los perfiles sociales y cada vez que compartimos un producto en Facebook y Twitter.
    • Linkbuilding desde redes “amigas”. Basicamente en los partners que nos tienen en su web y cuando patrocinamos alguna carrera y ésta tiene web dedicada.
    • La publicidad siempre suma, eso está claro. Y es como un chicle, tu decides cuanto invertir. Obviamente si tienes limitaciones presupuestarias quizás mejor que te guardes el dinero para hacer adwords que envíe tráfico al eCommerce. Pero si el blog te interesa mucho, puedes hacer igualmente publicidad con algún contenido, aunque es algo no muy habitual. Y digo adwords pero puedes hacer publicidad en Youtube si tu contenido o lo que vendes tiene más que ver con contenido audiovisual o en un blog/web concretos. Alternativas hay muchas y si has dedicado tiempo a investigar sitios seguro que has encontrado lugares que pueden interesarte. Al final lo que interesa es que hagas publicidad allá donde esté tu target o el sitio tenga un target que es afín al tuyo.
    • Todo ello para ir creciendo en la web, obvio. Solo nos falta poder armar una Newsletter pero nos falta producto y salir a comentar a otros sitios, blogs y portales, para generar más linkbuilding (aunque muchos sitios tendrán “no follow”) y para atraer tráfico. Todo se andará.

Espero que hayáis disfrutado con estas tres entregas de como emprender en modo low cost. Cambiando algunas cosas sirve para casi cualquier empresa, por lo menos en esencia. Eso sí, si hay dinero siempre es mucho mejor porque se puede hacer más, mejor y en menos tiempo.

Los post de la serie:

Socio-fundador y CEO de drakks.com. Asesor de empresas en el desarrollo de la estrategia digital ya sea desde la perspectiva de marketing como de la de modelo de negocio. Director del Postgrado en Marketing Online de EADA Business School (Barcelona).

David Soler – who has written posts on El blog de Drakks.


3 Responses to Emprendiendo en modo #running (y III)
  1. Hola David,

    Espectacular la “saga” que has hecho. No se puede explicar mejor.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× uno = 3