causa-social

En los últimos meses hemos presentado en este blog distintos modelos de negocio a los que les une un mismo objetivo: recaudar fondos para una causa solidaria. Uno podría llegar a pensar que esta “moda” es fruto de buscar argumentos de marketing para vender productos, pero nada más lejos que la realidad.

Es evidente, y así lo demuestran las múltiples campañas que se han puesto en marcha en los últimos años por parte de las grandes marcas, que la solidaridad vende. Supongo que, además, tiene algo que ver con la importancia que ha cobrado la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) en las empresas por la distancia que éstas toman frente a la sociedad y la necesidad de mostrarse más cercanas. Cada vez más, las personas desean que las empresas sean más sostenibles, menos agresivas con el medio ambiente, más humanas y, sobre todo, que devuelvan a la sociedad una parte de lo que ésta les da. También, creo, tendrán algo que ver los beneficios fiscales que las donaciones acarrean aunque, estoy más que seguro, no es el driver principal.

Yo creo que esta corriente de solidaridad asociada a los negocios, a la compra de productos y servicios, se debe a un conjunto de factores que, bajo mi punto de vista, son los siguientes:

  1. La sociedad en general está cansada de su papel meramente consumista. Necesita pensar que con su dinero se hace algo más que llenar la cartera de algunos pocos.
  2. Los medios de comunicación nos inundan, y cada vez más, de información sobre los problemas y las carencias en muchas partes del planeta. La sociedad toma conciencia de que hay que ayudar a redistribuir la riqueza y ayudar a los que, por cualquier motivo, tienen menos, están en algún tipo de riesgo o simplemente, son más débiles y no pueden defenderse.
  3. En algunas situaciones, las propias víctimas se han encargado de abrirse a la sociedad sin tapujos. Lo que antes, hace muchos años, parecía ser vergonzoso ahora se toma como una forma de denuncia (basta ver los programas de televisión donde sin techo dan la cara sin problemas).
  4. Los problemas son muchos, algunos eran desconocidos hace poco. Pero conocerlos ha hecho que, lejos de reducirse, cada día haya más instituciones, fundaciones u ONG que se crean para ayudar a una causa concreta.
  5. Las propias causas tienen problemas para recaudar fondos. Por un lado debido a que los gobiernos han reducido sus aportaciones a cargo de los presupuestos del estado. Por otro, las propias empresas comerciales han experimentado problemas para destinar fondos. Y ambos por la crisis económica. Pero por último también porque ahora, en parte por el punto 4, hay muchas más causas a las que apoyar.
  6. Las redes sociales, y la tecnología en general, han sido parte fundamental en este crecimiento de instituciones nuevas, ha servido de plataforma de denuncia o caja de resonancia para dar a conocer el problema y, lo más importante, han servido para formar conciencia y, sobre todo, incluso para recaudar fondos.

Es así como hemos pasado del marketing con causa a los negocios con causa. Y aunque las grandes empresas hagan campañas puntuales para recaudar fondos para una causa concreta, hay miles de pequeñas empresas e ideas que, de manera silenciosa, con mínimas aportaciones pero con mucho trabajo y dedicación desinteresada, están creando un nuevo tipo de empresa: aquella donde la solidaridad es la causa fundamental de su existencia.

Si os interesa podéis revisar la categoría Modelos de Negocio de este blog y conoceréis varios de ellos (si el tuyo aún no está, por favor, envíanos un mensaje y cuéntanos que haces y le daremos visibilidad en este blog). Y si os gusta nuestro modelo podéis ver que significa el Comercio Basado en una Causa, que es lo que nosotros hacemos, y conocer otras empresas que practican lo mismo.

Así que desde este blog queremos transmitir con este post un doble mensaje:

  1. Nuestro más sincero homenaje a todas aquellas empresas y modelos de negocio que nacen cada día enfocados, en su ADN, a apoyar y ayudar económicamente a distintas causas solidarias. Y, sobre todo, nuestra admiración por las personas que están al frente de estas empresas asumiendo que sus horas, en muchos casos y durante un buen tiempo, no tendrán retribución económica de ningún tipo.
  2. Animar a cualquier persona y emprendedor a crear su negocio enfocado en esta corriente solidaria, pero no apoyado en el marketing con causa, que está muy bien, sino a incorporarlo a su ADN y que forme parte de sus valores y de su forma de actuar. Que no haga de la solidaridad una campaña de marketing puntual, sino que la solidaridad sea la razón de ser del negocio.

drakks.com es una muestra de esto que os queremos transmitir. Un eCommerce que vende camisetas para #RunnerSolidarios, runners, sí, pero sobre todo, SOLIDARIOS. Nosotros casi vendemos antes solidaridad que el propio producto. Y para nosotros las causas están al mismo nivel que los propios socios hoy y los posibles inversores que tengamos en el futuro.

¡Anímate a crear tu modelo de negocio basado en una causa! Cuantos más seamos, mejor.

Socio-fundador y CEO de drakks.com. Asesor de empresas en el desarrollo de la estrategia digital ya sea desde la perspectiva de marketing como de la de modelo de negocio. Director del Postgrado en Marketing Online de EADA Business School (Barcelona).

David Soler – who has written posts on El blog de Drakks.


One Response to Negocios con causa
  1. Creo que van a ir apareciendo mas empresas como la vuestra, es necesario que aparezcan o parecidas… Yo algo tengo en mente, que si consigo llevarlo a cabo, no dudaré en haceros lo saber. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco × 3 =